TIARAS, QUIÉN DIJO MIEDO?

TIARAS, QUIÉN DIJO MIEDO?

     

   

Dicen que con la primavera empiezan a subir las pulsaciones. Debe ser verdad porque el buen tiempo anima a salir del ostracismo invernal y nos llenamos de proyectos con un denominador común: el sol.

 

Las bodas parecen más bodas si están bendecidas por un sol radiante, una piel bronceada y un día largo de luz y buena temperatura.

Las novias empiezan el año pensando ya en traje, el diseñador, la iglesia y el sitio donde festejar el enlace. Como siempre, los pequeños detalles son los que marcarán la diferencia, puesto que en cada ciudad, si bien hay siempre una buena oferta, la tendencia es repetir allá donde hemos oído que todo ha salido bien.

 

Con permiso de los novios, diré una vez más que la novia es la protagonista de este día tan especial.  El momento de la llegada es sin duda el más esperado y nosotras, muy presumidas, no queremos defraudar.

       

Hablamos del traje, de los zapatos, del ramo e incluso de algunas joyas: pendientes, colgante, pulsera y, por supuesto, alianza. Pero pronunciar la palabra “TIARA” impone; nos hace imaginar un mundo inaccesible, donde solo unos pocos privilegiados con medios económicos casi infinitos pueden permitirse algo semejante.

 

Pues no. Vamos a quitarnos de una vez el miedo a la palabra JOYAS y, con ella, a la palabra TIARA. Porque como digo muchas veces, existe una joya para cada bolsillo. Pero además, en los tiempos que corren, EN LOS QUE nos hemos vuelto muy prácticos; para qué vamos a dedicar una importante partida del presupuesto en comprar una tiara si no vamos a tener ocasión de utilizarla? Es verdad. A menos que empecemos a pensar en un modelo distinto de tiara.

 

Llevar algo en el pelo no tiene por qué ser algo muy complicado; es más, es mejor que no lo sea. La tiara, como el propio vestido o el velo, no tiene que dominarnos, no debe hacerlo. El día de nuestra boda debemos seguir siendo nosotras mismas, nos haremos un flaco favor si acabamos disfrazadas de “otra”.

Yo diseño tiaras fáciles de poner, de medidas y formas muy contenidas y siempre favorecedoras. También diseño tiaras que se desmontan, hechas con piezas de nuestro propio joyero que vuelven a su lugar una vez terminado el gran día. Y, por supuesto, adaptándome a todos los bolsillos.

 

No nos dejemos impresionar por conceptos, valoremos las posibilidades. Porque en el día de nuestra boda, no debemos quedarnos con la pena de algo que “pudo ser y no fue”.

Se ha celebrado una nueva edición de Expoboda, en el Hotel Palace, donde la firma de joyeros Chocrón para la que diseñé en Junio del 2017 la colección " Clover" puso parte de sus piezas en las modelos, como se puede ver en las primeras fotos.

 

 

 

Publicado en Universo MdeU

Publicado el 27/03/2018 22:00:09
Los comentarios están cerrados para este post

Subir arriba